Vuelve a casa Melani Yuriko

Volvióna su casa Melani Yuriko, estudiante de secundaria de 13 años de edad, cuya desaparición denunció su familia el 28 de junio pasado.

Fue localizada sana y salva en San Luis Potosí, pero se ausentó por su voluntad.

El vocero de la Fiscalía General de Justicia capitalina (FGJ) Ulises Lara, informó que la ausencia de la chica fue voluntaria y que ya se encuentra en Ciudad de México.

Un día después de la desaparición, el 29 de junio, familiares y amigos realizaron protestas y bloqueos en la Línea 1 del Cablebús, en Cuautepec, alcaldía Gustavo A. Madero, donde cerraron vialidades para exigir a autoridades la localización con vida de la menor.

Durante las manifestaciones, se informó que la chica salió de su casa en la colonia San Miguel a las 06:45 horas del miércoles 28 de junio rumbo a la Secundaria Diurna 307, pero no llegó al plantel.

De hecho, responsabilizaron al chofer del transporte escolar de su desaparición.

Ulises Lara, vocero de la Fiscalía capitalina informó en un mensaje a medios que Melani Yuriko se ausentó de manera voluntaria.

“Una vez que fue denunciada su ausencia, la cual fue voluntaria, personal de la Fiscalía de Investigación y Búsqueda de Personas Desaparecidas, FIPEDE, activó todos los protocolos para su búsqueda”, detalló.

“El trabajo coordinado de agentes de la Policía de Investigación (PDI), la Comisión Nacional de Búsqueda y autoridades de San Luis Potosí, permitieron detectar registros de los equipos telefónicos utilizados por la estudiante y otra persona en esa entidad, por lo que fue posible obtener su ubicación”, indicó.

Dijo que después se logró entablar comunicación con familiares de la otra persona, quienes, a su vez, señalaron que la joven ausente regresaría a una terminal de autobuses en la Ciudad de México.

El padre de la menor de edad confirmó que su hija arribó a la Central de Autobuses del Norte y después, ambos se trasladaron a su domicilio, para después dirigirse a la FIPEDE para rendir su entrevista ministerial y desactivar la Alerta Ámber.

Una vez que se cumplan los protocolos correspondientes y si así lo determinan diversos exámenes, la menor podrá regresar con su familiar.