Sin resultados operativo de Harfuch contra supuestos monta deudas

Por Mariana Ramos

A dos semanas de la realización de operativos encabezados por la Secretaría de Seguridad Ciudadana, de Omar García Harfuch, y la Fiscalía General de Justicia, ambas de la Ciudad de México, no existen órdenes de aprehensión contra de los cuatro ciudadanos de origen chino detenidos como líderes de los llamados Call Centrr, desde los cuales se realizaban llamadas para cobros ilegítimos o extorsiones mediante aplicaciones de préstamos.

En su oportunidad, ambas instituciones informaron que esas acciones se desarrollaron con base en denuncias ciudadanas, de aquellos que han sido víctimas de los llamados monta deudas, pero ante em Poder Judicial no se ha concretado la acusación, mediante la judicializacióm de la carpeta de investigación por esos hechos.

El vocero de la FGJ, Ulises Lara, informó el 17 de agosto pasado, que los 27 detenidos presentados ante al Ministerio Público, de más de 110 que se encontraban en dicho Call Center, realizaban acciones mediante teléfonos celulares con múltiples chips, para realizar cobros ilegítimos y en algunos casos extorsiones como método de presión para obligarlos a pagar.

En el operativo efectuado en inmuebles ubicados en las alcaldías Cuauhtémoc, Álvaro Obregón y Benito Juárez, supuestamente se aseguraron diversas dosis de droga, por lo que 27 personas fueron detenidas y de esas, solo 4 quedaron en prisión preventiva por el delito de narcomenudeo y cohecho.

Se trata de Jiancheng N, Shangjiag N y Xiaolu N por delitos contra la salud, en su modalidad de narcomenudeo (portación y fabricación), así como por cohecho y Yawen “N”, por el delitos contra la salud en la modalidad de narcomenudeo-posesión con fines de comercio.

Las pruebas presentadas ante el juez no fueron suficientes robustas y 23 trabajadores de Call Center llevan proceso en libertad, sin la necesidad de permanecer en la cárcel.

Destaca el hecho que tras dos semanas de efectuados los operativos por parte de la SSC no se han reunido los datos necesarios de prueba para solicitar al poder judicial las órdenes de aprehensión contra los cuatro ciudadanos de origen chino, lo cual pone en duda la existencia de dicha red criminal.

Es decir, solo se les acusa por los delitos de posesión y ofrecimiento de dinero, aunque los ciudadanos orientales cuentan con poco dominio del idioma español.