SE RENTAN CUARTOS VACÍOS

Por Mtra. Imelda Nathaly González Guevara
Profesora de la Facultad de Derecho

A través del conocimiento de los recientes casos de varias mujeres desaparecidas en México y que lograron gran difusión a través de las redes sociales, resurgió también la importancia de la iniciativa creada por la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos A.C., (AMNRDAC) “Cuartos vacíos”, a través de la cual –entre otras cosas-, se busca la recaudación de fondos para apoyar a las familias buscadoras.

“Se ubica a unos cuantos minutos de la parada del autobús, equipada con litera, tocador, espejo, clóset con ropa talla mediana, y los útiles escolares de la joven que fue vista por última vez el 30 de mayo de 2019.”

─ Nombre Selene Zepeda Xochichua, joven de 17 años desaparecida en Los Reyes La Paz, Estado de México.

Por medio de plataformas como Inmuebles24, Facebook, Airbnb, Marketplace, Lamudi, Mercado Libre, entre otras, podemos encontrar las descripciones de diversas recámaras; espacios que sus dueñas llevan años sin ocupar pero que continúan con sus pertenencias intactas: juguetes, fotos, dibujos, cuadros, globos, libros, batas de baño, notitas en las paredes, zapatillas, maquillaje en el tocador, perfumes ya sin aroma.

El objetivo de dicho movimiento, decíamos líneas arriba, es lograr la visibilización y concientización de estos casos al mismo tiempo que pedir ayuda económica para que sea la propia familia quien continúe la averiguación del paradero de sus hijas, hermanas, nietas, esposas o madres, ya que dichas familias en muchas ocasiones, además de luchar con la desaparición, también tiene que seguir sufragando los gastos que implica una búsqueda: traslados, impresión y difusión de fichas de alerta, idas y vueltas a la fiscalía, etc.

Como sabemos, en nuestro país la delincuencia excede las capacidades de instituciones y funcionarios que en muchos casos anteponen pretextos en lugar de buscar responsables, sin embargo, para las familias es de suma importancia encontrar (como sea) a sus desaparecidas, es por ello que, aunque en realidad no se pueden ocupar los citados cuartos vacíos, sí se pueden observar fotos en los mencionados sitios, así como los datos de un familiar para que los cibernautas realicen su aportación.

Se estima que en México hay poco más de 22,000 mujeres desaparecidas, de las cuales 55% son menores de edad; esto nos da una aproximación de 10 desapariciones de mujeres al día.

La parte de la reacción al delito le corresponde, indiscutiblemente, a las autoridades, pero al encontrarnos en los niveles de violencia actuales, me parece que también es oportuno extremar cuidados y prevención como sociedad; estoy completamente de acuerdo en que deberíamos (“deberíamos”) poder salir a la hora que sea y vestidas como sea, que tenemos amplios derechos a la libertad y el esparcimiento, sin embargo, es una realidad que con la delincuencia y la inseguridad no se negocia; sabedoras y sabedores de nuestra situación es que debemos cuidarnos y estar atentos ante cualquier escenario de posible violencia: desde noviazgos violentos, ciber acoso, hasta el cuidado de quien se nos acerca en la calle o en el transporte; no es paranoia, es una realidad.

Hoy más que nunca es necesario generar redes de apoyo y vías de comunicación para que ninguna mujer se encuentre ni sola, ni indefensa; recordemos que, SI TOCAN A UNA, NOS TOCAN A TODAS.

Hacemos votos porque las dueñas vuelvan pronto a sus cuartos y estos dejen de estar vacíos.


Imelda Nathaly González Guevara

Maestra en Derecho, Profesora de la Facultad de Derecho De la Universidad Nacional Autónoma de México