Se lava las manos; Sheinbaum ordena separar a mandos medios de la policía tras trifulca en Xochimilco

Por José Antonio González

Después de los agravios ocasionados por la policía capitalina en el pueblo de San Gregorio Atlapulco, en la Alcaldía de Xochimilco, el Gobierno de la Ciudad de México se lavó las manos y decidió separar de cargo al director general de Concertación Política de la zona sur, Emigdio Tonatiuh Ávila Obispo, así como al director general de la Unidad de Policía Metropolitana Fuerza de Tarea, Luis Adrián Huerta Laguna.

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum pidió una investigación a la Comisión de Derechos Humanos en la CDMX para deslindar responsabilidades.

Además, la mandataria capitalina instruyó al secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, – a quien no separó de su cargo- y al secretario de Gobierno, Martí Batres Guadarrama, “la amplia difusión del Acuerdo para la actuación policial en la prevención de violencias y actos que trasgredan el ejercicio de derechos durante la atención a manifestaciones y reuniones de la Ciudad de México”,

Dicho acuerdo ha sido trabajado con organizaciones civiles y publicado en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México desde agosto de 2020.

Por otra parte, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX) informó que se trata de obras de drenaje para beneficio del saneamiento de los canales de la zona y que fueron solicitadas, en su momento, por los propios pueblos.

Dichos datos recabados por La Querella Digital contradicen a lo que los habitantes de la zona comentaron, ya que ellos indicaron “que quieren llevarse el agua a otras partes de la ciudad”.

Por lo que, dada la inconformidad de algunos pobladores, el gobierno decidió suspender las obras, y a la Secretaría de Gobierno tendrá que continuar con el diálogo para evaluar alternativas para el saneamiento de canales que sean planteadas por los pobladores de San Gregorio Atlapulco.