Nos sacó adelante el amor por la justicia: Rafael Guerra

por Mariana Ramos

A cuatro años de haber asumido el encargo de magistrado presidente del Poder Judicial de la Ciudad de México, Rafael Guerra, afirma que el principal reto ha sido el de impartir justicia durante la pandemia que no se habría logrado sin la sensibilidad de la comunidad judicial.

«Estar al frente del Poder Judicial más grande de México y uno de los más grandes del mundo, representa en sí mismo un importante reto. No obstante, por la duración, lo novedoso y lo grave que resultó, el principal reto al que nos hemos enfrentado, es impartir justica durante la pandemia. Todos nuestros paradigmas se trastocaron y lo único que consideramos nos sacó adelante fue el amor por la justicia, la sensibilidad con la comunidad judicial y las personas impartidoras de justicia, la creatividad y jamás dejar de trabajar», resaltó Guerra Álvarez.

Dentro de esta circunstancia, el magistrado considera que la actuación del Poder Judicial de la CDMX fue ejemplar y se avanzó en la implementación de la justicia digital para que millones de capitalinos tengan un acceso más eficiente a la justicia.

«Puedo ahora asegurar –a la distancia- que el Poder Judicial de la Ciudad de México fue un ejemplo en el manejo y administración de la justicia, pues aún y cuando se tuvieron que cerrar algunas de las puertas en realidad nuestra Casa de Justicia continuó manteniendo sus paredes de cristal, al desarrollar actividades principalmente a través de la justicia digital y resolviendo los actos que no permitían demora por el tipo de bienes jurídicos que protegen», comentó.

En este sentido agregó que los procesos evolucionaron rápidamente durante la pandemia y llegaron para quedarse.

«Estamos satisfechos con el resultado, principalmente porque aprendimos en unos meses lo que de otro modo hubiéramos tardado décadas en adquirir, lo que actualmente favorece el desarrollo del Poder Judicial de la Ciudad de México, pues la dinámica digital, la protección civil, el trabajo y la forma de relacionarnos con las personas usuarias ha evolucionado sin posibilidad de retrocesos».