No cambiará estrategia de seguridad en el país, reitera presidente

Por Araceli Olivares
El presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que no cambiará su política de seguridad, y aseguró que situaciones como las de Cerohui, Chihuahua, tienen su origen en administraciones corruptas pasadas provenientes de la administración calderonista.

Luego de los asesinatos de dos sacerdotes jesuitas y un guía de turistas en esa comunidad de poco más de mil habitantes, dijo que los crímenes registrados dentro de la parroquia de San Francisco Xavier, el pasado lunes, un “fruto podrido” generado por la corrupción de administraciones pasadas.

Al preguntársele si estos acontecimientos no le hacen replantearse su estrategia, contestó:
«No (cambiará la estrategia de seguridad), al contrario, este es el camino. Todo esto es el fruto podrido de una política de corrupción, de impunidad, que se implementó desde los tiempos de Felipe Calderón”.

Los cambios no pueden ser de un día a otro, dijo al reportero que le comento que van al alza los crímenes y ha sobrepasado los de administraciones pasadas.

“No se puede arrancar de raíz de la noche a la mañana, de un día para otro un problema que lleva años y que además se propició, se alentó”, consideró.

Así que pese a las críticas que le han realizado por su política de seguridad, dijo que seguirá la misma política.

«No vamos a cambiar la estrategia, que sigan con sus campañas de desprestigio, atacándonos, con su prensa vendida o alquilada, porque solo si el pueblo, en un proceso electoral, decide que hay que cambiar y llegan Gobiernos como los de antes».

Mencionó que con su gobierno es diferente al de la «mafia del poder».

«Nosotros no llegamos aquí para seguir con lo mismo, no es más de lo mismo, somos completamente diferentes a Salinas, Zedillo, Calderón, a Fox, Peña Nieto. Vamos bien, lo podemos afirmar hasta con números”, aseguró al señalar qué la población pidió un cambio al darse cuenta de que fue muy grave lo que afectaron al país.