Mexicanos merecen una justicia laboral de alta calidad: magistrado Rafael Guerra

Por Gloria Fernández

Al participar en el foro de la implementación de la tercera y última etapa de la Reforma Laboral, el magistrado presidente del Poder Judicial de la CDMX, Rafael Guerra Álvarez, afirmó que los mexicanos merecen el acceso a una justicia laboral de «alta calidad».

En su calidad de presidente de la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos (CONATRIB), Guerra Álvarez resaltó que todas las autoridades competentes deben cumplir con la «responsabilidad histórica» en beneficio de la sociedad.

«El esfuerzo que emprendemos hoy permite cumplir las obligaciones contraídas por el Estado Mexicano en el Tratado Comercial México-Estados Unidos y Canadá; así como en los diez tratados fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)», resaltó.

Acompañado por la secretaria federal del Trabajo, Luisa Alcalde, el magistrado Guerra Álvarez explicó que ya se avanzó en la etapa en que los gobiernos de todos los estados de la República inauguraron sus Centros Locales de Conciliación para avenir los conflictos entre patrones y trabajadores por medio de medidas alternativas de solución de conflictos previstas en la Constitución.

«Nuestro propósito común es fomentar que no se judicialicen las discusiones laborales, ni permitir a los trabajadores renunciar a los derechos contenidos en la Ley Federal del Trabajo», sentenció.

En cuanto a los retos, el presidente del Poder Judical de la CDMX resaltó que los Poderes Judiciales de las diversas entidades de la República seguiran promoviendo los ajustes necesarios a las leyes orgánicas para implementar la preciada reforma laboral: «enfrentando retos presupuestales; adoptando nuevas tecnologías; capacitando aspirantes a la investidura de jueces laborales, secretarios instructores, así como los distintos cargos que se requieren para el funcionamiento de cada Tribunal Laboral».

Por su parte la secretaria Alcalde afirmó que con esta última etapa de implementación de la Reforma Laboral, «un nuevo sistema de justicia se hace realidad en todo el territorio nacional. La conciliación, la negociación colectiva, la libertad y democracia sindical como pilares de la transformación».