Marcha contra hostigamiento indígena termina en saqueos y desmanes; piden no militarizar al país

Por José Antonio González

Estudiantes de diferentes instituciones además de organizaciones no civiles se concentraron en calles de la Ciudad de México para pedir a la Cámara de Diputados frenar la militarización que el Presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador quiere imponer.

En tanto, algunos manifestantes encapuchados no fueron como tal a protestar sino a realizar desmanes y saqueos a restaurantes a lo largo de las avenidas Paseo de la Reforma, Juárez con Balderas, Eje Central y 5 de mayo.

Elementos de la Secretaria de Seguridad Ciudadana trataron de blindar algunos negocios y locales, así como obstruir el paso. No obstante, los manifestantes realizaron una valla humana la cual sirvió de protección para un conjunto de personas que llegaron a Palacio Nacional y los policías fueron ineficientes.

En la calle 5 de mayo, durante gritos de “asesinos”, y “Ayotzi, vive la lucha sigue” los encapuchados lanzaron comida y objetos a los policías y ya en Palacio Nacional, el cuerpo policiaco resistió las vallas que aventaban los encapuchados.

Por otro lado, los estudiantes piden que el dinero que se entregará al Ejército se dé a la educación y el Congreso Nacional Indígena hizo un llamado al gobierno federal a detener el saqueo de sus pueblos.

“Alto a los megaproyectos de la muerte: el saqueo a nuestros pozos de agua, el Tren Maya, la excavación de nuestras minas y la expropiación de nuestras tierras”, expresaron los iracundos.

Las autoridades indicaron que a esta marcha asistieron alrededor de 3 mil personas en las cuales también estaba el contingente de organizaciones indígenas, familiares de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y madres buscadoras.

En tanto, elementos de tránsito realizaron cortes a la circulación por lo que los sistemas de Metrobús en las líneas 1,4 y 7 fueron detenidos, asimismo el Corredor Cero Emisiones del Trolebús fue desviado.