Magistrado Guerra conmina a nuevos jueces a acatar sólo los designios de la ley para ser libres

Gabriela Luz

Ante nuevos impartidores de justicia durante su toma de protesta, el presidente del Poder Judicial de la Ciudad de México (PJCDMX), magistrado Rafael Guerra Álvarez, advirtió que

Donde un juez está sometido, su pueblo lo estará también, aseguró Rafael Guerra, presidente del Poder Judicial de Ciudad de México y afirmó que cuando el juzgador obedece, la sociedad igual, por lo que los conminó a acatar únicamente los designios de la ley para ser libres.

En sesión pública de los plenos de magistrados y del Consejo de la Judicatura local, señalo ante dos jueces y una jueza de la materias civil y mercantil, que la libertad de sus resoluciones es proporcional a la libertad del pueblo al que pertenecen, el cual así se los reclamará en todo momento.

“En sus manos está preservar la independencia de su patria, y sólo el lenguaje de la legalidad, la probidad, la equidad y la recta razón los hará merecer un lugar en la historia”, subrayó el magistrado Guerra.

Su conducta, agregó, es patrimonio público por todo lo que representa su investidura, y la elocuencia de su ejemplo será el camino para miles de jóvenes esperando alcanzar su lugar.

El magistrado les aclaró que su incorporación a la judicatura es sólo resultado de su mérito y sacrificio personal.

Les recordó que el pueblo de México confía a los jueces parte de su voluntad para convertirla en fuerza, “y parte de su libertad para convertirla en paz”.

El magistrado Guerra Álvarez impuso la toga a la jueza Rosa Linda Marure Reyes, así como a los jueces Julio César Martínez Escamilla y Jorge Ortega Camacho, quienes ante los plenos de magistrados y de consejeros de la Judicatura rindieron la protesta correspondiente.