La tragedia de Texcaltitlán: un llamado a la inacción del Gobierno del Estado de México

La reciente masacre en Texcaltitlán ha sacudido a la sociedad mexicana y ha dejado al descubierto una vez más el actuar deficiente del Gobierno del Estado de México en materia de seguridad.

Este trágico evento, en el que 14 personas perdieron la vida, exige una respuesta urgente y contundente por parte de las autoridades. En este sentido, es necesario analizar el papel de la gobernadora Delfina Gómez y el secretario de Gobierno, Horacio Martínez, así como abordar los problemas generados por la presencia de la Familia Michoacana en la región.

La gobernadora Delfina Gómez ha expresado su solidaridad con los afectados y ha prometido justicia, pero una vez que ya se dieron los enfrentamientos y las extorsiones.

Sin embargo, es necesario que estas palabras se traduzcan en acciones concretas. El refuerzo de la seguridad en Texcaltitlán es un primer paso, pero se requiere una estrategia integral y a largo plazo para garantizar la paz y la seguridad en la región.

Es preocupante que la presencia y los problemas generados por la Familia Michoacana sigan siendo una realidad en Texcaltitlán.

Esta organización criminal ha sembrado el terror en la región y ha demostrado una capacidad de acción que pone en evidencia la falta de control por parte de las autoridades. Es necesario que se implementen medidas contundentes para desmantelar esta organización y brindar seguridad a los ciudadanos.

El llamado de la gobernadora Delfina Gómez a las fuerzas federales es un paso en la dirección correcta. La intervención del Ejército, la Marina, la Guardia Nacional y la Secretaría de Seguridad y Protección es fundamental para restablecer el orden y brindar protección a la población. Sin embargo, no basta con una respuesta puntual, se requiere un compromiso a largo plazo para garantizar la seguridad de los habitantes de Texcaltitlán y de todo el Estado de México.

La tragedia de Texcaltitlán ha puesto en evidencia el actuar deficiente del Gobierno del Estado de México en materia de seguridad. Es necesario que las autoridades asuman su responsabilidad y tomen medidas contundentes para garantizar la paz y la seguridad en la región. La presencia de la Familia Michoacana y los problemas generados por esta organización exigen una respuesta firme y decidida. Los ciudadanos de Texcaltitlán y de todo el Estado de México merecen vivir en un entorno seguro y libre de violencia. Es hora de que el Gobierno del Estado de México cumpla con su deber y proteja a sus ciudadanos.