¿Justicia para todos?
Por Moisés Elías Santiago Gómez

Sandra Cuevas, alcaldesa electa de la alcaldía Cuauhtémoc de la Ciudad de México, fue suspendida de su cargo conforme a la legislación administrativa, todo esto nació por la denuncia de dos policías el 11 de febrero.
Sorprende, más allá de la manera expedita y eficaz de ‘impartir la justicia’, la carga política que tiene el asunto particular, no se cuestiona su culpabilidad sino la amanerada forma en que se accionó la impartición y procuración de justicia, pues quienes ejercemos el Derecho Penal en la práctica sabemos el rezago y falta de condiciones que aquejan a las fiscalías y al Poder Judicial.

En otras circunstancias, sería un claro ejemplo de la aplicación de sanciones a servidores públicos, pero dado el contexto actual post-elecciones, al perder su ‘bastión’, la izquierda capitalina ha utilizado de manera conveniente la potestad punitiva y la subordinación del poder Judicial para humillar y destituir a quién ganó las elecciones de manera democrática.

Lo anterior es grave pues es un síntoma de la falta de autonomía y autogestión que tiene tanto el órgano de la representación social como el Poder Judicial, situación que se ve lastimosamente en los tres niveles de gobierno, sin duda está en peligro el Estado de Derecho. El verdadero institucionalismo es la clave.

  • Moisés Elías Santiago Gómez
    Licenciado en Derecho, con posgrados en materia Penal, Amparo, Derechos Humanos y Propiedad Intelectual por la Universidad Nacional Autónoma de México, Profesor Universitario. Seminarista y Articulista. Defensor por convicción.