Inundan mangueras de agua cielo en Tierra Colorada

Fotos y texto Fernando Ramírez

El cielo de los habitantes de la Colonia Tierra Colorada, en Magdalena Contreras, es negro, pero no por la contaminación, sino porque viven con mangueras sobre ellos.

Desde hace 35 años, reciben agua en sus viviendas, a través de ductos que ellos mismos colocaron para abastecer sus domicilios.

Solo que las mangueras no van por la tierra, sino por los cielos.

Con postes saturados de poliductos, trasladan el agua que la pipa les otorga un día por semana.

Son cerca de 3 mil habitantes que tienen esta problemática.

La señora Herlinda manifiesta que cuando es temporada de sequía, les dan un tiempo de 3 minutos de agua por cada vivienda.

Es decir, lo que alcancen a llenar por este corto tiempo.

Los residentes de la misma tienen que subir y bajar sus contenedores para que puedan recibir el apoyo.

La señora Gabriela, ama de casa y madre soltera, tiene que hacer esta labor un día a la semana para no quedarse sin agua.

“Son muchas las escaleras que tenemos que subir y bajar con los tambos para venir por el agua”, dijo.

Ellos dicen que tienen la esperanza que alguna autoridad de la Ciudad de México les ayude a solucionar este gran problema.