Informe presidencial

Ricardo Peralta Saucedo

Deseo que el pueblo siempre tenga las riendas del poder en sus manos. El pueblo pone y el pueblo quita y es el único soberano al que debo sumisión y obediencia. Andrés Manuel López Obrador.

Los informes de gobierno presentados por el Presidente de la República tienen su origen en la Constitución de 1824, en la que se estableció que, por orden jurídica, los funcionarios a cargo de cada secretaría de gobierno deberían presentar un informe de sus actividades; aunque esta regla excluía al Presidente de la República, el mandatario de aquel tiempo, el general Guadalupe Victoria, se presentó en el Congreso el 1 de enero de 1825 y dio el primer informe de gobierno en la historia de México.

En la Constitución de 1857 ya se exigía al Presidente acudir al Congreso y dar un discurso en torno a las actividades realizadas por su gobierno durante el último año. Pero no fue sino hasta la reforma a la Constitución en 1917 cuando se mandata al titular del Poder Ejecutivo presentar un informe presidencial por escrito cada año; además, Venustiano Carranza estableció el 1 de septiembre de cada año como el inicio de las sesiones ordinarias en el Congreso, y llamó a que el mandatario nacional presente un informe cada año frente a los legisladores.

Fue tras las cuestionadas elecciones de 2006 cuando, en un ambiente de tensión, el peor presidente de la historia de México, Vicente Fox Quesada, no pudo presentar su informe, decidió abandonar el recinto y envió su mensaje en cadena nacional desde Los Pinos. Con Felipe Calderón se dejó de presentar el informe presidencial en el Congreso.

exp-player-logo
El presidente con mayor legitimidad de la historia democrática del país, Andrés Manuel López Obrador, al encabezar la Cuarta Transformación, la dislocación del orden político, económico y social del país, ha cambiado la política mexicana y la relación entre el gobierno y sus gobernados. Ahora, de manera totalmente inédita, el Presidente nos convoca a marchar a su lado desde el monumento del Ángel de la Independencia hasta el Zócalo, para, posteriormente, desde Palacio Nacional, brindar su informe de gobierno en el marco del cuarto aniversario de su toma de protesta como Presidente de la República.

Muy lejos estamos siquiera de pensar en una analogía de lo que eran los informes de gobierno, pues el origen de Andrés Manuel López Obrador es de la auténtica lucha social, él ha estado siempre, hombro con hombro, con el pueblo, es un liderazgo del que no se tiene registro en los últimos 60 años.

La dinámica de movilización a las marchas por parte de los conservadores radica en el acarreo y la manipulación de información, como se pudo ver el 13 de noviembre con la famosa “marcha en defensa del INE”, es por ello que no comprenden que exista convicción y voluntad popular para acompañar al Presidente más votado de México. Están moralmente derrotados.

La convocatoria popular se hermana cuando hay tantos dolores y necesidad nacional, no se trata de a ver quién junta más, sino cuántos han sido los agraviados históricos que se unen en una sola voz.