Imparables, vallas en CDMX

Sepa La Bola

Claudia Bolaños

Y Sepa La Bola… pero las vallas publicitarias ilegales en la Ciudad de México son ya un problema en crecimiento y de seguridad. La mayoría de ellas pertenecientes al gigante de estructuras: Grupo Vallas.

En medio de la temporada electoral, las vallas publicitarias ilegales continúan proliferando en la Ciudad de México, a pesar de los esfuerzos de las autoridades por retirarlas, aunque se especula que alguien las apoya, por eso su crecimiento desmedido y la invasión de espacios públicos. Estas estructuras invaden todas las banquetas, generando contaminación visual y afectando la estética urbana.

Incluso, hay instaladas algunas que son un riesgo real para todos los sectores en la movilidad, son gigantes, no cumplen las normas de espacio y están irregulares, ni siquiera aparecen dentro de la plataforma de Seduvi.

Grupo Vallas puso esas estructuras en
Alfredo Musset y Horacio, Viaducto y Unión y Eje 3 Poniente Salamanca (entre Durango y Sinaloa), solo por mencionar algunos, donde la regulación para los tamaños de estos espacios no importó.

Literal  las vallas de ahí están gigantescas y la regulación dice que debe de haber cierta distancia del piso al espacio publicitario y además ciertas medidas de largo y ancho, que no cumplen y eso ya fue denunciado por organizaciones civiles, que llevan semanas alertado sobre esta problemática, que parece estar fuera de control y con un riesgo latente.

Se estima que solo el 20% de las vallas publicitarias en la capital cuentan con los permisos y licencias necesarios para su instalación. Esto significa que el 80% restante se encuentra en situación irregular, violando las normas establecidas. Además, se descubrió que algunas empresas, como Grupo Vallas, colocarom estructuras que no cumplen con los tamaños permitidos, exacerbando aún más la ilegalidad.

Resulta preocupante que, a pesar de los esfuerzos del gobierno de la ciudad por presionar a los grandes anunciantes para retirar las estructuras publicitarias de azoteas, otras empresas del sector publicitario, como las vallas, y en especial Grupo Vallas, continúen obteniendo jugosas ganancias por la renta de espacios ilegales. Es paradójico que mientras se intenta solucionar el problema en un frente, este se agrave en otro.

La Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) otorgó un número limitado de licencias para la instalación de vallas en la ciudad. Sin embargo, se estima que existen más de 5 mil vallas ilegales en funcionamiento, según datos de la Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano. Esto evidencia una falta de control y regulación en el sector, permitiendo que empresas operen al margen de la ley.

Además del impacto visual, las vallas ilegales representan un peligro para la población. Si estas estructuras no cuentan con los certificados de seguridad correspondientes, existe el riesgo de que se desplomen y causen accidentes. Es fundamental que se tomen medidas más enérgicas para garantizar la seguridad de los ciudadanos y proteger el entorno urbano.

Si bien se han implementado requisitos y procedimientos para obtener licencias de anuncios en vallas en vías primarias, parece que muchas empresas prefieren operar sin pagar licencias ni contar con los permisos necesarios. Esto plantea interrogantes sobre quiénes son los responsables de tolerar y permitir esta situación.

Y Sepa La Bola… pero el ex diputado federal de Morena, Benjamín Saúl Huerta, entró a un laberinto sin salida y muy posiblemente pasará el resto de sus días en la cárcel, ya que la sentencia de 22 años que recibió por el delito de violación no es la única que Lo mantendrá en la sombra, ya que aún tiene  pendientes otros dos procesos por el mismo ilícito.

Saúl Huerta es el primer político mexicano que es llevado a prisión  por un delito considerado grave por la Constitución Mexicana y lo peor es que dejó  una enorme mancha en el partido gobernante, así como en su natal Puebla, donde contaba  a menores de edad para engañarlos y someterlos a caprichos sexuales.

Los ilícitos que cometió contra cuatro víctimas, lo pusieron contra la pared y sus mismos correligionarios políticos le dieron la espalda y más allá de brindarle algún apoyo lo refundieron en prisión.

Ahora todos los morenistas de sepa o algunos agregados se deslindan de cualquier ración con Benjamín Saúl Huerta y ahora condenan su conducta como volador serial.

Más allá de la justicia penal sería necesario hacer un análisis de los métodos de los partidos políticos para elegir a sus candidatos e impulsarlor a los cargos de elección popular donde mantienen contacto directo con personas de todas las edades y grupos vulnerables.

Es ahí donde podrían erradicarse malas conductas o actitudes enfermizas, que no solo causan daño a los institutos políticos, sinos además a las víctimas y sus familias.

El ex diputado morenista no encuentra salida a la grave crisis que generó por instinto sexual y ahora nadie le tendrá la mano para siquiera aspirar a ver la luz de nuevo en las calles.

Y Sepa La Bola pero no hay que perder de vista a la Cuauhtémoc por varias razones, pues luego de los excesos de Sandra Cuevas, los partidos que en el 2021 le dieron la candidatura la han dejado sola. Y algunos consideran que “dejará ver su piel real” e intentará ayudar a Morena, aunque el partido guinda ha venido mucho a menos, se rechaza el nepotismo, se han pronunciado contra  el desabasto de medicinas y que sigan mangonenando los Monreal, según sondeos realizados.