Fue “un montaje frustrado”, dice Martí Batrés de crematorio clandestino en Iztapalapa

Cesar Ortiz

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México calificó el descubrimiento entre Iztapalapa y Tláhuac como un «montaje frustrado», argumentando que dos personas fueron encontradas con vida después de que sus credenciales se hallaron en la zona, y reiteró que los restos óseos analizados son de animales, no humanos.

“Esto que sucedió corresponde a un movimiento político, es por la temporada electoral, se buscaba afectar al gobierno de la ciudad, dejar en mal al gobierno de la ciudad, pero la verdad es que el gobierno de la ciudad, sus distintas dependencias, actuaron con rapidez“, afirmó en la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien también habló del hema.

“Es entonces un montaje y podía decir, después de lo que sucedió, un montaje frustrado, nosotros respetamos la labor auténtica por encontrar a personas desaparecidas, pero en este caso lamentablemente podemos asegurar que se buscó lucrar políticamente con el dolor humano”.

Detalló el proceso de indagatorias de este caso y los resultados que se compartieron en conferencia de prensa, al tiempo que aseguró que con un trabajo profesional “se desmontó el montaje”.

Respecto a que si permitirían que instancias internacionales investigaran el caso para reforzar los resultados, Batrés Guadarrama insistió en que las instancias locales realizaron un trabajo profesional y en presencia de distintos colectivos.

Destacó la atención inmediata que tuvo el caso y el que la autoridad no fuera omisa con la información presentada.Cuestionado sobre si hay guerra sucia en este caso, el jefe de gobierno capitalino reiteró que “tenemos una temporada de calor electoral, y lamentablemente hay quienes tienen una agenda política que la sobreponen por encima de cualquier interés humano y justo”.