Entre “amigas y amigos” AMLO se encontraba “bien y de buenas” tras rendir informe

Por José Antonio González

En 46 minutos, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador dio su Cuarto Informe de gobierno. En el pasado, éste día era del Presidente, no había actividades laborales, atrás quedaron esos días en donde todos escuchaban en radio y televisión el informe presidencial.

En tan pocos minutos, el mandatario indicó que su administración ha enfrentado grandes desafíos, como la pandemia y la crisis económica que se precipitó con su infausta llegada, por lo que esas circunstancias los han puesto a prueba y permiten ver si funciona o no el proyecto de transformación que han postulado.

“Y hoy, en éste informe puedo sostener que, a pesar de las adversidades, estamos saliendo adelante, como lo demuestran los resultados. Se nos cayó la economía, pero ya logramos recuperar los niveles previos al COVID”. Indicó

Aseguró que existen inscritos al Seguro Social 21 millones 236 mil 866 trabajadores, es decir, 623 mil 330 más que antes de la pandemia.

El mandatario destacó que, sin crecimiento, pero con una mejor distribución del ingreso, se ha logrado aminorar la desigualdad y la pobreza.

A sus espaldas, se deslumbraba el mural de Diego Rivera llamado “La Epopeya del Pueblo Mexicano” dentro del primer piso del Patio Central de Palacio Nacional. Ahí, aseguró que su gobierno se ha caracterizado por crear las condiciones para que la gente pueda vivir feliz.

En tanto, precisó que el crecimiento económico y los incrementos en la productividad como en la competitividad no tendrían sentido si no son objetivos de su administración ya que su propósito es el bienestar general de la población, material y del alma.

“También es conveniente expresar que, más allá del simple crecimiento económico, lo fundamental estriba en desterrar la corrupción y los privilegios para destinar todo lo obtenido y ahorrado en beneficio de la mayoría del pueblo y, de manera especial, de los más pobres y marginados”, aseguró.

Puedo demostrar que, en términos generales, el plan de cero corrupción e impunidad, y de erradicar los lujos en el gobierno, nos ha permitido contar con alrededor de 2.4 billones de pesos extras o adicionales. Y les invito a hacer las cuentas, en breve, en lo general:

Durante los tres cuartos de hora, el presidente habló acerca de la cancelación a la condonación de impuestos a grandes contribuyentes, así como el combate a la evasión fiscal, lo que ha significado ingresos excedentes a la hacienda pública por un billón 700 mil millones de pesos.

Asimismo, el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas comentó que el combate al huachicol detuvo una fuga de dinero que representa alrededor de 200 mil millones de pesos.

“El ahorro en el costo de obras públicas nos ha permitido disponer de otros 200 mil millones de pesos, y el plan de austeridad republicana, en su conjunto ha representado liberal para el desarrollo más de 300 mil millones de pesos”, precisó.

El mandatario exaltó que, sin aumentar impuestos, subir precios de combustibles o endeudar al país a pesar de la inflación, tienen un superávit de 293 mil millones de pesos, en este sentido, los ingresos del gobierno federal incrementaron un 2.4 por ciento.

Agregó que, sin el subsidio a los combustibles, la inflación habría llegado al 14 por ciento, y el salario real promedio de ocho mil 943 pesos hubiese bajado a siete mil 900. También destacó que en lo que va de su sexenio, el peso no se ha devaluado y ha estado en los tres primeros lugares entre los países del mundo, “por su fortaleza con relación al dólar”.

Para el sector energético, el presidente aseguró que su gobierno invirtió para la rehabilitación de seis refinerías y la construcción de Dos Bocas, la compra de Deer Park, en Texas, y los dos sistemas de coquización para disminuir la producción de combustóleo y aumentar el volumen de gasolinas.

Apuntó que el comercio bilateral en bienes entre Estados Unidos y México alcanzó los 384 mil millones de dólares este año, y la relación con los pueblos y países del mundo, ha prevalecido la cooperación y la amistad.

“Con Estados Unidos es evidente que estamos trabajando juntos, respetando nuestras soberanías y manteniendo una política de buena vecindad”, aseveró.

Ante la presencia de la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum; canciller Marcelo Ebrard Casaubón; secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández; el presidente pronunció una frase característica del expresidente Felipe Calderón “amigas y amigos” les dijo:

“Les confieso que ahora poseo más aplomo y serenidad que antes, ha crecido aún más, esto sin duda, mi respeto y el amor al pueblo. Creo con racionalidad, con mística y con optimismo que triunfará la Cuarta Transformación de México. Y en lo personal, me siento bien y de buenas. Estoy feliz porque la revolución de las consciencias ha reducido al mínimo el analfabetismo político”.

“Gracias a los servidores públicos que me acompañan y a todas y todos los mexicanos por participar en esta odisea en pos de la felicidad del pueblo y la prosperidad de la patria”.

Agregó, “a estas alturas del sexenio, a dos años y un mes de terminar mi mandato, todavía nos falta tiempo y nos va a tocar celebrar, vamos a celebrar muchas otras cosas buenas en beneficio del pueblo y, sobre todo, se va a consolidar la transformación que estamos llevando a cabo millones de mexicanos”.

Entre los asistentes El secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González; el secretario de la Marina, José Rafael Ojeda Durán; el director del Instituto Mexicanos de Seguro social (IMSS), Zoé Alejandro Robledo Aburto; el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela; el secretario de Hacienda y Crédito Público (SCHCP), Rogelio Ramírez de la O.

También se encontraban, el vocero de la presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas, el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, el fiscal general de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero y la secretaria de Trabajo y Prevención Social (STPS), Luisa María Alcalde.