Candidato de Morena a Álvaro Obregón, Javier López Casarín, acusado de defraudador

Esrhela Hernández

Javier López Casarín, candidato de Morena y Marcelo Ebrard a la alcaldía Álvaro Obregón fue acusado de defraudador y violentador.

López Casarín solicitó servicios digitales para su campaña, así como de campo y no cubrió los pagos que ascienden a millones de pesos.

Eso le ha valido que los vecinos lo acusen de ser una persona no apta para gobernar la alcaldía, por lo que piden no darle su apoyo, pues los traicionará y terminará por destruir la alcaldía como gobierno de Morena.

López Casarín no logró identificarse con la gente por si solo, por lo que solicitó los servicios que no ha pagado, lo que le ayudó a subir en su preferencia.

De ser un perfecto desconocido, de llegar a territorio como un «conquistador de naciones», empezó a ser visto como alguien cercano, pero no por él, sino por la reputación que le crearon con los servicios que no ha pagado y cuyo adeudo supera el millón de pesos.

Incluso, la campaña de López Casarín se debe fiscalizar, pues utiliza la cuenta de su esposa Marisa Hernández, para pautar su imagen y así evitar aer contabilizada por el Instituto Nacional Electoral. En el último mes, reportes de Meta señalan que esa cuenta ha pautado 857 mil pesos, a favor de la esposa de Casarín, pero tratando de mejorar su imagen, lo cual ya no ha podido.

De acuerdo con denuncias públicas, López Casarín, impuesto por Marcelo Ebrard, candidato al Senado, no ha pagado tampoco a brigadistas ,que pidió conformar para cada una de las colonias de la alcaldía.

Con esas brigadas y la sectorización digital que se le hizo se mejoró su imagen, pero ni eso sirvió para que pagara.

También debe cerca de 300 mil pesos, lo acusan de esos gastos son de social media.

En Nuevo León se le acusó de un fraude millonario con 23 carpetas de investigación caso que fue juzgado.

Ante esos hechos, los propios habitantes de Álvaro Obregón están haciendo cadenas de mensajes donde piden no escuchar ni atender los menajes falsos de Javier López Casarín.

Aseguran que sus falacias van tan alto, que quiere apoderarse de la alcaldía a costa del trabajo de otros.

En el gobierno federal de Morena se queja del uso de bots, pero López Casarín los utiliza y paga millones por ello.