Buscan extirpar corrupción del ISSSTE

Por Araceli Olivares  

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), que brinda atención de salud a la burocracia mexicana, es sometido a una cirugía mayor en busca de extirpar la corrupción que lo tienen privatizado.

 Fue el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, quien confirmó que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) está a cargo de la limpia, pues hay mafias, exfuncionarios y proveedores que buscan perpetuar el negocio que han tenido por décadas con cargo al erario y a costa de la salud de los trabajadores.

 “Hemos hablado de cómo destruyeron el Sistema de Salud Pública para privatizar la salud; cómo nos quedamos sin médicos, cómo se corrompió todo el sistema de abasto de medicamentos y todos los intereses. Ahora estamos limpiando el ISSSTE.  

“Están sacando hasta planas de protesta, porque los antiguos funcionarios del ISSSTE eran los principales proveedores de los servicios. El ISSSTE lo dejaron como un cascarón, estaba por completo privatizado”, dijo el presidente.

Por ejemplo, explicó, un trabajador al servicio del Estado, que necesita ser atendido, tiene que ir a un laboratorio privado, porque el servicio de los laboratorios está subrogado. 

 “¿Y quiénes son los dueños de los laboratorios? En muchos casos los políticos o funcionarios del ISSSTE, es cosa nada más de ver quiénes pasaron por el ISSSTE.  

  “Yo recuerdo que cuando el fraude del 2006, como pago a la maestra Elba Esther por los servicios aportados, recomendó a (Miguel Ángel) Yunes como director del ISSSTE, pues imagínense”, precisó el ejecutivo federal. 

Dio a conocer que hay resistencias tremendas y por ello justificó que la SSPC y su titular Rosa Icela Rodríguez estén interviniendo, pues son mafias y hay amenazas a servidores públicos.

El cartel de la salud

A cuatro años del sexenio la corrupción no deja de salir. Todo apunta a que el ISSSTE opacará a todo lo encontrado.

El periodista Darío Celis pone nombre y apellido a los negocios de laboratorios clínicos, bancos de sangre, ortopedia, laparoscopía, hemodiálisis y cardio que en el ISSSTE son controlados por un cartel privado. 

Son contratos que comenzaron en el gobierno de Ernesto Zedillo y que se fueron heredando en los sexenios de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Explica cómo los contratos se adjudicaban a un grupo de empresas que terminaron despojando al gobierno de su infraestructura y cobrándole altísimas rentas. 

“Nos referimos a empresas como Falcón de Noé Ramírez, Selecciones Médicas de Francisco Pérez Fayad, Centrum de Valentín Campos y Dicipa de Francisco Pallach.

 “Asimismo, de Impromed de Fernando Chaín, Hermoser de Ignacio Higadera, Vitalmex de Jaime Cervantes y Fresenius que dirige Fabián

Rodríguez, que han sido los proveedores naturales del ISSSTE en los últimos tiempos”, enlista.

Todos controlan un negocio anual de más de 5 mil 400 millones de pesos de la mano de fabricantes como Abbott, Roche, BD, Johnson & Johnson, Metronic, B Braun y Nipro.

Agrega que les dan en comodato sus equipos a cambio de la compra de sus consumibles.Al margen de que el ISSSTE no puede realizar exámenes radiológicos, tomografías, mastografías, ultrasonidos y procedimientos endoscópicos, 

 “Se están venciendo contratos en el ISSSTE, de los famosos servicios integrales y ya no queremos renovarlos, ya queremos que ya pertenezcan al ISSSTE y que se acabe con la privatización… es una recuperación, es como nacionalizar, volver otra vez, lo que era público y se volvió privado a lo público”, afirmó el presidente el 22 de agosto pasado. 

Pero el periodista también revela que los fabricantes de equipos y consumibles y los integrantes del cartel, parapetados ya con nuevas razones sociales para librar las inhabilitaciones de la Secretaría de la Función Pública, están boicoteando los trabajos de Rosa Icela para mantener sus cotos de negocios.