Autoridades revelan posible orden desde el interior del Reclusorio Sur en el homicidio de la activista transgénero Samantha Gomes Fonseca

Por Pablo Daniel N

Autoridades capitalinas, señalan que el asesinato de la activista transgénero Samantha Carolina Gomes Fonseca pudo haber sido ordenado desde el interior del Reclusorio Sur.

Se reveló que Samantha presuntamente tuvo un problema con un interno de La Unión Tepito días antes de su visita al penal.

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México está llevando a cabo una investigación exhaustiva sobre el caso y considera esta línea de investigación como parte de sus indagaciones.

Mariana «N», una trabajadora doméstica, relató que ella y su hijo menor acompañaron a Samantha Gomes al penal para visitar a su cónyuge. Los policías que llegaron al lugar del crimen reportaron al menos ocho impactos de bala en el vehículo en el que se encontraban.

Según el testimonio de Mariana, después de la visita, tomaron un taxi de la aplicación Didi y, en un punto cerca del convento del Niño de la Suerte, escucharon disparos de armas de fuego. Samantha resultó herida y solicitó ser llevada al hospital debido a la presencia de sangre.

La testigo también mencionó que Samantha estaba en campaña para postularse como senadora por el partido Morena y que había sido diputada por el partido Nueva Alianza. Además, trabajaba en el gobierno en ese momento.

El vehículo en el que se encontraban, un Nissan Versa color gris con placas NWG5904 del Estado de México, presentaba daños en la parte trasera. El conductor del taxi informó que había recibido una solicitud de viaje y que encontró a la usuaria inconsciente y con manchas de sangre en las costillas.

La investigación está en curso y las autoridades continúan recopilando pruebas y testimonios para esclarecer los hechos.